Los 11 mejores Tips para mantener el travertino siempre limpio.


Al ser una piedra porosa, el travertino se mancha con facilidad. Después de identificar el origen de la mancha, usa productos específicos para eliminarla.

1. Las manchas aceitosas oscurecen la piedra y se deben quitar con productos químicos. Seca la mancha con un trapo limpio para eliminar cualquier residuo excedente. Para sacar la mancha, usa un limpiador doméstico suave y líquido, tales como amoníaco, acetona o detergente. Aplica el producto a la piedra con un trapo húmedo. Coloca el trapo sobre la mancha para sacar el producto aceitoso.

2. Las manchas orgánicas, como aquellas causadas por café, jugo, orina y comida, tornan el travertino de color rosado o marrón. Elimínalas con una mezcla de 12 % de peróxido de hidrógeno, uno de uso alimentario, y unas gotas de amoníaco. Aplica el producto a la piedra o trapo húmedo. Coloca el trapo sobre la mancha orgánica para sacarla.

3. El método para eliminar manchas de tinta varía según el color de la piedra. Si la mancha se encuentra en una piedra de color claro, usa lejía o peróxido de hidrógeno; en cambio, si esta se encuentra en una piedra de color oscuro, es mejor usar acetona o diluyente para lacas. Aplica el producto a la piedra con un trapo húmedo. Coloca el trapo sobre la mancha de tinta para sacarla.

4. Para eliminar las manchas de agua, pule la mancha con lana de acero de grado #0000.

5. Antes de que puedas eliminar las marcas de grabados, debes eliminar por completo el ácido que las causó. Una vez que saques el ácido, humedece la superficie y usa una almohadilla de pulido para aplicar el polvo de mármol para pulir. Lustra y pule hasta que las marcas desaparezcan.

6. Usa agua para limpiar el travertino en áreas al aire libre. Limpia el travertino instalado en áreas al aire libre al menos una vez al año. Enjuaga la piedra con agua para eliminar cualquier exceso de suciedad o desechos. Para limpiar el travertino al que no se le realiza un mantenimiento con regularidad, usa una manguera de agua a presión para eliminar la suciedad que está incrustada.


7. Limpia en profundidad y evalúa la integridad del travertino dos veces al año. La exposición constante al agua puede dañar las baldosas de travertino, arruinar la lechada y estimular la producción de espuma de jabón, moho y hongos. Para mantener una ducha limpia y estructuralmente sólida, realiza una limpieza profunda y una evaluación cada seis meses.

8. Trata las paredes con un limpiador de películas de jabón para eliminar la acumulación de la espuma de jabón. Deja que el producto repose por unos minutos antes de pulirlo con un trapo de microfibra.

9. Trata el moho y los hongos en la ducha con un limpiador suave para moho. Después de dejar que el producto repose por unos minutos, elimina el residuo con un trapo limpio de microfibra.

10. Examina la lechada en busca de grietas y agujeros. Si descubres que falta alguna parte de la lechada, repárala de inmediato, ya que las grietas y los agujeros en la lechada pueden causar un mayor daño por agua. Deja que la lechada reparada se cure por 7 a 10 días.

11. Observa si hay alguna decoloración en las baldosas. Si detectas una baldosa oscura que alguna vez fue clara, entonces se trata de un signo de absorción de agua. Aplica un sellador a la ducha.